Con esta mermelada Rufino 1949 ha seguido el mismo criterio de elaboración que con la mermelada de naranja dulce, utilizando una parte de piel fina en tiras, para acentuar aún más el sabor a naranja.

Por su textura es ideal para untar en tostada de pan y mantequilla acompañada de una taza de té.